Accidente con un vehículo estacionado con la puerta abierta

Existen diversas situaciones en las que se puede presentar un accidente de tráfico, como personas en el mundo. Siendo uno de los siniestros más comunes, aquel producido cuando un vehículo colisiona contra la puerta abierta de otro que se encontraba estacionado. Trayendo consigo, daños materiales y posibles lesiones a alguna de las partes involucradas.

Con el avance normativo que impera en la actualidad, resulta particularmente sencillo determinar quien es el culpable ante este accidente de tráfico. No obstante, muchos creen que la responsabilidad siempre recaerá sobre el propietario del vehículo con la puerta abierta, pero nada más lejos de la realidad. Primero debe ser analizada la situación y las circunstancias en las que se materializaron los hechos para poder determinar una indemnización por accidente.

Por ello, se debe tener especial atención a las normas de tráfico y de seguridad vial para conocer con exactitud, quien ostenta la responsabilidad del siniestro vehicular. Así como las acciones pertinentes en caso de encontrarse en una situación como esta.

La culpabilidad de las partes

Antes de entrar de lleno al tema, es preciso traer a colación el contenido del artículo 114 del Reglamento General de Circulación, el cual posee una prohibición acertada.

Artículo 114. Puertas.

“1. Se prohíbe llevar abiertas las puertas del vehículo, abrirlas antes de su completa inmovilización y abrirlas o apearse de aquél sin haberse cerciorado previamente de que ello no implica peligro o entorpecimiento para otros usuarios, especialmente cuando se refiere a conductores de bicicletas (artículo 45 del texto articulado) …”.

En este orden de ideas, se está en presencia de varios casos completamente prohibidos, pues pueden conllevar a un desastroso accidente de tráfico. Por lo que, si en un hipotético caso, abre la puerta del vehículo en el momento exacto en el que transitaba un coche o moto por la vía. Provocando una colisión contra esta, usted será el responsable, pues no se cercioró de que tal acción implicaba un peligro para otras personas.

Por su parte, si el vehículo se encontraba estacionado y con la puerta abierta por un tiempo prolongado antes de la ocurrencia del siniestro, no será responsable. En su lugar, el conductor del rodado que impactó contra el objeto, el cual debió tomar las previsiones necesarias para evitarlo, responderá por los daños ocasionados. De modo que deberá resarcir a las víctimas, tanto por las lesiones sufridas, como por el deterioro de los bienes materiales de las mismas.

No obstante, se debe tener presente, ante todo, las formas correctas de llenar el parte amistoso, si se diera el caso. Pues de otro modo, podría estar responsabilizándose del accidente, siendo que no tiene la culpa del mismo.

Forma correcta de llenar el parte amistoso ante un accidente por vehículo estacionado con la puerta abierta

Ante un accidente de tráfico de esta naturaleza, es imprescindible que el propietario del vehículo cuya puerta fue chocada, complete correctamente el parte amistoso. Para ello, debe seguir las siguientes instrucciones:

  • En el apartado 14, referente a las observaciones. Indique que el vehículo a motor contrario impactó contra el suyo, mientras permanecía estacionado y con la puerta abierta por un largo período de tiempo.
  • Bajo ningún concepto coloque que estaba saliendo de un estacionamiento, o que abrió la puerta en el momento justo en el que iba pasando el vehículo a motor. Si se equivoca al llenar el parte amistoso y coloca lo antes dicho, la culpabilidad del siniestro recaerá sobre usted, aunque no haya tenido nada que ver con el asunto.

Por esta razón, se debe tomar el tiempo necesario para leer el parte amistoso y dejar asentado de forma correcta lo ocurrido. De otro modo, se arriesga a ser considerado el responsable del accidente, teniendo que indemnizar al contrario por los daños sufridos.

¿Qué hacer si las partes no llegan a un acuerdo?

Cuando este tipo de accidente se origina, suelen haber diferentes versiones entre las partes, lo cual hace virtualmente imposible llegar a un feliz acuerdo. Al presentarse tal situación, lo más recomendable es ponerse en contacto con las autoridades policiales para que se hagan presentes en el lugar donde se originó el siniestro.

Una vez que las autoridades se encuentren en el sitio, levantarán un atestado policial que recogerá las declaraciones de todas las partes involucradas en el siniestro. Incluidas las de los testigos que presenciaron lo ocurrido. Así mismo, se recabarán todas las pruebas necesarias que, conjuntamente con lo antes mencionado, se enviarán, como un informe, a la aseguradora. La cual posteriormente establecerá quien fue el responsable del accidente de tráfico.

La protección jurídica en un seguro vehicular

Un gran número de seguros que protegen al vehículo en caso de sufrir accidentes de tráfico, también suelen incluir una cobertura de protección o defensa jurídica. La misma cubrirá todos los gastos causados en un juicio, incluyendo los abogados que serán los encargados de asesorarlo y asistirlo en cada etapa del proceso judicial.

Si el seguro para coches no incluye la mencionada cobertura, es preciso contratarla, pues la misma es fundamental para llevar a cabo una reclamación o acción judicial. Igualmente, si se requiere una defensa jurídica sólida si la contra parte le demanda.

Por otra parte, gracias a dicha cobertura, el asegurado podrá escoger libremente entre un abogado privado o uno de la aseguradora para que le represente judicialmente. No obstante, siempre es recomendable revisar las cláusulas con lujo de detalles, pues la compañía de seguros coloca ciertos límites y condiciones.

Acción judicial contra la aseguradora

Si alguna de las partes no está de acuerdo con la resolución emanada de la aseguradora, puede intentar una acción contra esta por la vía judicial. Así mismo, debe tener presente que la decisión del juez podrá ser a su favor, si logra proporcionar pruebas fehacientes, así como los testimonios de los testigos presenciales.

Si no logra probar los alegatos esgrimidos, el asunto judicial podría resultar desfavorable. Teniendo consecuencias, incluso, en la cobertura de defensa jurídica de la compañía aseguradora, pues la misma podría negarse a pagarla.

Preguntas frecuentes

Habiendo culminado el tema objeto de estudio, se procederá a colocar un grupo de preguntas frecuentes con sus debidas respuestas, las cuales realizaron clientes recientes. Si llega a tener alguna otra duda que no figure en este apartado, le invitamos cordialmente a que se comunique con nuestra firma de abogados.

¿Qué ocurre si en un parte amistoso coloco “salía de un estacionamiento”, cuando dejé mi vehículo estacionado con la puerta abierta?

En este caso, puede ser considerado como el culpable del accidente de tráfico, aunque no haya tenido culpa del mismo. Si su vehículo se encontraba bien estacionado, y dejó la puerta abierta un largo tiempo, el conductor del vehículo contrario debió advertir tal obstáculo. Por lo tanto, bien podría haberlo esquivado y así evitar la ocurrencia del siniestro.

En este orden de ideas, usted debe colocar que el vehículo contrario impacto el suyo, mientras se encontraba estacionado, y con la puerta abierta por mucho tiempo. De esta forma se asegura de no ser considerado el responsable del accidente, y posteriormente poder reclamar las indemnizaciones que le correspondiesen.

¿Si contrato un seguro de defensa jurídica, puedo escoger al abogado que quiero que me asesore y represente judicialmente?

Sí, dicha cobertura permite al asegurado escoger al abogado, sea privado, o el de la aseguradora, para que se encargue de algunos asuntos judiciales. Los cuales pueden versar sobre las reclamaciones que se hicieren por concepto de indemnizaciones por un siniestro vehicular, defensa contra la parte contraria, entre otros.

Si voy en moto y choco contra la puerta de un vehículo, y sufro lesiones ¿Puedo reclamar una indemnización?

Dependerá de las circunstancias de los hechos, pues si el propietario del vehículo abrió la puerta justamente cuando estaba circulando por la vía, sí debe ser indemnizado. Si en cambio, la misma permaneció abierta por un tiempo prolongado y colisionó contra esta por no haber prestado atención al obstáculo, no le corresponderá ninguna indemnización. Por el contrario, deberá resarcir todos los daños, físicos y materiales, que se produjeran con ocasión al accidente de tráfico.

¿Es necesario que acuda una autoridad policial al lugar del accidente si no existe un acuerdo entre las partes?

Sí, pues la autoridad policial se encargará de calmar la situación y recoger las declaraciones de las partes, aunque sean contradictorias, en un atestado. Igualmente se incluirá la de los testigos que presenciaron el accidente de tráfico. Seguidamente, enviará dicho documento a la aseguradora correspondiente, quien será la encargada de decidir cual de los individuos fue el culpable del siniestro. Sin embargo, contra tal decisión podrá intentarse una acción legal.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *