¿Qué hacer si en el accidente de tráfico hay menores?

La circunstancia, difícil de por sí, de un accidente de tráfico, se hace más dura cuando hay menores involucrados en el siniestro. No es para menos, especialmente si se considera que en España es principalmente en los incidentes de circulación donde está el mayor porcentaje de mortalidad infantil por causas externas. En 2018, 25 menores de 14 años de edad murieron a consecuencia de siniestros de tráfico en el país.

Las estadísticas evidencian la necesidad de asegurar que los menores viajen siempre de la manera más segura, usando los Sistemas de Retención Infantil que, afortunadamente, existen hoy en día, y tomando todas las medidas de seguridad posibles.

Festividades, vacaciones o incluso viajes cortos representan la oportunidad perfecta para compartir en familia, pero también pueden ser motivo de preocupación, pues nadie está exento de sufrir un percance vehicular. Por ello es importante tomar todas precauciones, y mantenerse al tiempo preparados para cualquier eventualidad.

Además de las medidas de prevención y circulación básicas, se deben tomar acciones como: mantener vigentes las pólizas de seguro del vehículo y del grupo familiar e, idealmente, tener a mano los datos de un abogado especializado en tráfico, que pueda ofrecer oportuna asesoría si se llegara a presentar un accidente de tráfico con menores.

¿Cómo se manejan las indemnizaciones a menores en caso de accidentes de tráfico?

En el momento en que ocurre un incidente de circulación con un menor, la primera preocupación será siempre constatar que los pequeños estén bien y asegurar que, de ser necesario, sean atendidos apropiadamente. También como en todo accidente, resulta vital mantener la calma.

Ahora bien, es importante saber que cuando hay menores afectados por lesiones en un siniestro de circulación, existen diferencias en el manejo de las indemnizaciones por accidentes. En primer lugar, ésta debe ser reclamada por sus padres o tutores legales. En segundo lugar, serán los representantes del menor quienes recibirán la indemnización y la administrarán en su beneficio hasta que cumpla los dieciocho años.

Es importante tomar en cuenta que el baremo de indemnización por accidentes de tráfico fija el límite de la responsabilidad en menores a partir de los catorce años.

Además, según lo establece el artículo 1.2 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro, cuando un niño menor de 14 años de edad es afectado en un accidente de tránsito, la responsabilidad exclusiva o concurrente no suprime ni reduce la indemnización. De igual forma aclara la mencionada Ley, que padres, tutores y demás personas que respondan legalmente por los niños, no tendrán que asumir los daños o gastos generados. Tampoco se verá reducida la indemnización si, por ejemplo, la víctima no tenía el cinturón de seguridad abrochado.

La única circunstancia en la que un menor de 14 años pudiera no ser indemnizado es si éste, o alguna de las personas mencionadas, contribuyan dolosamente a la producción del daño.

Cuando ocurren accidentes de tráfico con niños resulta particularmente importante contar con la asesoría del mejor abogado en derecho de tráfico, que pueda velar junto a los padres por los intereses de los menores.

¿Qué se puede hacer antes del accidente de tráfico para proteger a los menores?

Qué se puede hacer antes del accidente de tránsito para proteger a los menores

Existen una serie de medidas preventivas que los padres pueden y deben tomar para garantizar la seguridad de sus hijos en un traslado en coche.

En primer lugar, se deben asegurar de que los niños tengan abrochados los cinturones de seguridad, ya sea, según su edad y tamaño, en el asiento del automóvil o en un asiento de seguridad o elevado. En cualquier caso, hay que considerar que la manera más segura para que los menores de 13 años viajen en auto, es en el asiento trasero, con el cinturón de seguridad abrochado.

Siempre que sea posible, se recomienda utilizar el asiento trasero central del coche, pues este espacio ofrece mayor seguridad para los menores ante los posibles impactos laterales. De igual forma, es recomendable que los menores viajen en sentido contrario a la marcha del vehículo, hasta cumplir los cuatro años de edad.

Tips para hacer más seguros y felices los viajes con menores

  • Es necesario asegurarse de sujetar a los niños de manera adecuada en todos y cada uno de los traslados en vehículo, sin importar lo cortos que éstos sean.
  • Los adultos deben dar el ejemplo en todo momento, y colocarse en cada trayecto el cinturón de seguridad.
  • Cuando sea posible, tratar de ubicar a los menores en la posición media del asiento trasero, con el cinturón de seguridad abrochado, pues es el lugar más seguro del automóvil en caso de colisión.
  • Revisar que los arneses de seguridad estén bien abrochados. No debe estar ni demasiado flojos, ni apretados o retorcidos. Es importante que estén debidamente ajustados pues, en caso de accidente, se encargarán de absorber el movimiento hacia delante en el momento de la colisión.
  • Usar el espejo retrovisor o el apoyo de un acompañante para controlar durante el trayecto que los arneses de los menores permanezcan correctamente colocados y abrochados. Los niños suelen tratar de quitárselos.
  • Es de vital importancia mantener la calma. Los adultos pueden convertir el viaje en un momento divertido en familia, compartiendo actividades y juegos con los pequeños para mantenerlos entretenidos y tranquilos.
  • Si el viaje es largo, es siempre aconsejable hacer paradas frecuentes, al menos cada dos o tres horas, para tomar un refrigerio, estirar las piernas y distraer a los niños.

¿Qué son los Sistemas de Retención Infantil? y ¿por qué son importantes?

Qué son los Sistemas de Retención Infantil y por qué son importantes

Los Sistemas de Protección Infantil o SRI son los dispositivos y medidas que garantizan la seguridad de menores de edad en los vehículos. Entre ellos se incluyen los diferentes modelos de asientos para bebés y niños, que se adaptan a su tamaño y condiciones físicas.

A fin de garantizar la seguridad de los pequeños es vital usar el modelo apropiado de acuerdo a la edad, tamaño y peso del niño, que permita colocarlo correctamente sentado, y con un sistema de anclaje de SRI apropiado.

Los índices de menores heridos y fallecidos en accidentes de tráfico en España y el análisis de los distintos incidentes confirman la importancia del uso de los SRI. En 2018, 356 menores resultaron fallecidos o heridos de gravedad en siniestros de tráfico en España. Además, a menudo las secuelas o la discapacidad marcan significativamente y a lo largo de su vida a los niños lesionados en estos accidentes.

Y es que, cuando un coche frena contra un obstáculo, los cuerpos de los ocupantes siguen moviéndose hacia adelante a la velocidad que el auto traía, impulsados por una gran fuerza equivalente a 40 veces el peso de cada persona. Si no se está sujeto, el impulso los lleva a golpear la parte delantera del automóvil y el parabrisas. Los ocupantes de los asientos traseros son impulsados con esa misma fuerza hacia adelante. Incluso los que no estén asegurados pueden ser despedidos fuera del vehículo, multiplicando por seis las posibilidades de morir.
El uso adecuado de los SRI en menores, con los anclajes que traen los vehículos de fábrica es vital, pues por su estatura y estructura ósea, los cinturones de seguridad del auto solamente, no los protegen adecuadamente.

¿Cuáles son los tipos de asientos o Sistemas de Retención Infantil y cómo se deben usar?

Cuáles son los tipos de asientos o Sistemas de Retención Infantil y cómo se deben usar

Tomando en cuenta la importancia de los SRI, es vital como se ha dicho usar el dispositivo más adecuado para la edad, estatura y peso de cada menor. Además, es importante recordar que, a fin de darle la mayor protección posible, todo menor de 14 años de ir sentado con el cinturón de seguridad ajustado correctamente en el asiento trasero del auto.

De igual forma, el asiento seleccionado debe ser instalado siguiendo las instrucciones del fabricante, que indican en qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura, o incluso se puede pedir asistencia para su instalación a un técnico certificado en seguridad para los niños en automóviles.

Entre los sistemas de retención infantil se encuentran:

  • Asiento de seguridad mirando hacia atrás. Usado para los niños más pequeños, desde el nacimiento hasta los cuatro años, pues ofrece mayor seguridad.
  • Asiento de seguridad mirando hacia delante. Usado desde que el asiento anterior le queda pequeño al niño, hasta aproximadamente los cinco años de edad.
  • Asientos elevados, conocidos como booster: Cuando ya el niño no entra en el segundo asiento, deben ir sujetados en un asiento elevado que regule la posición del cinturón de seguridad, hasta que éste los pueda sujetar adecuadamente en el asiento del auto, lo que sucede usualmente entre los 9 y 12 años.
  • El cinturón de seguridad se puede usar en niños más grandes, cuando lo pueda sujetar adecuadamente. Para confirmar esto se debe verificar que la parte que cruza la falda pasa no por el estómago, sino por la parte superior de los muslos, y la parte que cruza el hombro no pasa por el cuello, sino por el hombro.

Nota importante: El manual de instrucciones o la etiqueta de cada modelo de SRI indican específicamente los límites de peso y estatura.

Marco legal de accidentes de tráfico con menores

El Reglamento General de Circulación de 2015 establece que tanto el conductor como los pasajeros del vehículo están obligados a usar correctamente los cinturones de seguridad, tanto al circular por ciudad como por carreteras y autopistas. En el caso específico de los menores de edad, indica que los de estatura igual a o inferior a 135 centímetros deben ir en los asientos traseros, y utilizar Sistemas de Retención Infantil según el caso.

Solo si el vehículo no dispone de asientos traseros, éstos están ocupados por otros menores, o no se pueden instalar los asientos especiales en él, se permite que el niño vaya en el asiento adelante, con la silla colocada en sentido contrario de la marcha del coche, y con la bolsa de aire o airbag desconectada.

Por otro lado, únicamente en taxis que circulen por la ciudad está permitido que viajen en los asientos traseros sin SRI los menores cuya altura no alcance los 135 centímetros.

Es importante recordar que el responsable de la seguridad del niño será el padre, madre o cuidador del menor y, según la normativa, no llevar a los niños correctamente sentados en el coche, sin hacer uso de los cinturones de seguridad está considerado como infracción grave, con una sanción económica de hasta 200 euros.

En cuanto a la norma sobre los SRI, en España conviven actualmente dos: la i-Size y la R44. La primera es más reciente y se categoriza de acuerdo a la estatura de los niños, mientras que la segunda lo hace por su peso.

Preguntas frecuentes

Para todo padre la seguridad de sus hijos está por encima de todo, y con respecto al tema de la protección de los niños en los vehículos surgen muchas dudas y preguntas que deben ser aclaradas. A continuación, se responden algunas de las más frecuentes en relación a este tema.

¿Es verdad que puede ser más seguro para un niño ir cargado por un adulto en un auto?

En ningún caso los niños estarán más seguros en brazos de un adulto en caso de un accidente de tráfico. Incluso en las colisiones a baja velocidad la persona no puede evitar ser desplazado de su asiento por una acción física, teniendo el impulso inevitable de abrir los brazos para intentar sostenerse. Es importante considerar datos como que la fuerza que se genera en un choque a 50 kilómetros por hora es equivalente a una caída de un cuarto piso, por lo que resulta imposible pensar que se pueda amortiguar con los brazos.

¿Qué se puede hacer si los niños no soportan viajar atados con un cinturón?

Los niños pequeños se habitúan con facilidad y viajan más confortables en sus sillas o butacas especiales, o sobre un almohadón los mayorcitos, debidamente ajustados con el cinturón de seguridad. En caso de viajes prolongados ayudará hacer paradas frecuentes, al menos cada 2 horas para que los niños puedan bajar del auto, estirar las piernas y distraerse un poco.

¿Por qué no se permite colocar el asiento del niño en los asientos delanteros?

La normativa al respecto se puso en vigor después de que diversos estudios confirmaran que es más seguro para los niños viajar en los asientos traseros del coche. Entre ellos el realizado por el CRIREN (Crash Injury Research Engineering Network) el cual demostró que no solo el riesgo general de que los menores sufran lesiones es mayor en los asientos delanteros, sino además de que éstas tengan mayor gravedad. Otra investigación en Australia demostró que la mortalidad en accidentes de tránsito en menores de 4 años que viajaban en el asiento de adelante era el doble que los que lo hacían en la parte de atrás del vehículo. Y, en el caso de bebés menores de un año el riesgo se multiplica por 4.

De cualquier forma, es importante tomar en cuenta que las bolsas de aire pueden matar a los niños pequeños que viajen en el asiento delantero. Por lo que nunca se debe colocar en el asiento delantero, delante de una bolsa de aire, ningún asiento de seguridad. En caso de que se necesite hacer por una razón justificada se debe desactivar la bolsa de aire.

¿Puede causarle algún daño al niño que sus pies toquen el respaldo del asiento del vehículo?

Esta es una preocupación habitual en los padres, pero no hay razón para ello. Los asientos de coches están especialmente diseñados para los niños, tomando en cuenta tanto su seguridad como comodidad. Los pequeños pueden doblar las piernas fácilmente y con toda seguridad estarán bien y cómodos en un asiento orientado hacia atrás. Estos dispositivos están diseñados justamente para evitar lesiones en los menores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *