Indemnización por accidente de tráfico múltiple

En los accidentes de tráfico, no es poco usual que estén involucrados muchos vehículos a motor, sobre todo, por el ritmo acelerado con el que se vive actualmente. En las carreteras puede darse el caso de que un choque de dos rodados ocasione que otros, que se encontraban medianamente cerca, impacten contras estos en fila.

Estadísticamente, los accidentes de tráfico múltiples suelen originarse en situaciones donde hay mucha afluencia o congestionamiento de vehículos en la vía. Lo cual puede ser causado por problemas técnicos con los semáforos, o por un horario complejo en donde muchas personas salen de sus respectivos trabajos a la vez.

Ahora bien, resulta por demás complicado, en este tipo de siniestro, determinar quién tiene la culpa del mismo, y, en consecuencia, las indemnizaciones por accidente correspondientes. Por esta razón, es importante conocer las normas jurídicas encargadas de regular tal hecho.

Base reglamentaria para la circulación con vehículos a motor

En cuanto a la circulación de vehículos a motor, existe un reglamento general que regula el área en cuestión. El cual establece las reglas que deben seguir todos los conductores de rodados, al transitar por la carretera.

En este sentido, el Reglamento General de Circulación, en su artículo 54, establece una de las tantas obligaciones que tiene el conductor de un vehículo a motor. La cual es mantener una distancia prudencial entre uno y otro con el fin de evitar un accidente de tráfico.

El artículo en cuestión, establece lo siguiente:

Artículo 54. Distancias entre vehículos.

“1. Todo conductor de un vehículo que circule detrás de otro deberá dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenado brusco, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad y las condiciones de adherencia y frenado. No obstante, se permitirá a los conductores de bicicletas circular en grupo sin mantener tal separación, extremando en esta ocasión la atención, a fin de evitar alcances entre ellos (artículo 20.2 del texto articulado).

2. Además de lo dispuesto en el apartado anterior, la separación que debe guardar todo conductor de vehículo que circule detrás de otro sin señalar su propósito de adelantamiento deberá ser tal que permita al que a su vez le siga adelantarlo con seguridad, excepto si se trata de ciclistas que circulan en grupo. Los vehículos con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos y los vehículos y conjuntos de vehículos de más de 10 metros de longitud total deberán guardar, a estos efectos, una separación mínima de 50 metros (artículo 20.3 del texto articulado)”.

Bajo este precepto legal, es lógico considerar que si un vehículo no respeta la distancia a la que hace referencia el precitado artículo, podría ser responsabilizado del accidente. Además, de considerarse como una infracción grave, de acuerdo al artículo 54, numeral 4, del Reglamento General de Circulación:

“4. Las infracciones a las normas de este precepto tendrán la consideración de graves, conforme a lo dispuesto en el artículo 65.4.c) del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial”.

El choque a la parte trasera de un vehículo marca el punto de partida de cualquier accidente de tráfico múltiple, pues el mismo, puede concluir en una cadena de colisiones.

No obstante, el primer vehículo que impacte al siguiente, creando así una fila de siniestros vehiculares, será el responsable de todo el daño causado. Por lo tanto, no serán responsables, aquellos que, a raíz del primer choque, también terminaron colisionado a otros rodados.

¿Qué hacer ante un accidente de tráfico múltiple?

Ante un accidente de tráfico múltiple, es importante que todos los conductores involucrados guarden la calma. Seguidamente deben comunicarse con la autoridad policial e informar lo ocurrido para que vayan al sitio donde tuvo lugar el siniestro. Igualmente deben llamar a emergencias para que envíen una ambulancia para los lesionados, si los hubiere. Mientras tanto, pueden asistir a los heridos hasta que llegue la ayuda solicitada

Así mismo, si alguno cuenta con un chaleco reflectante, debe colocárselo por seguridad, pues así será más visible ante la luz de los faros de los vehículos. Finalmente, todos los involucrados deben asegurarse de llenar el parte amistoso para así poder reclamar la indemnización por los daños sufridos, a la aseguradora que corresponda.

La responsabilidad en un accidente de tráfico múltiple por doble alcance trasero

Cuando un accidente de tráfico múltiple se origine por un doble alcance trasero, la responsabilidad del mismo recaerá en todos los conductores. Para entender mejor esto, es preciso explicar en qué cosiste tal regla.

El doble alcance trasero se materializa cuando un vehículo a motor frena intempestivamente o disminuye la velocidad, impidiendo que el que se encontraba detrás, reaccione. Por lo que termina chocando contra este. Seguidamente, por la misma razón expuesta, un tercer rodado impacta contra el segundo, creando así, una cadena de choques.

En este sentido, al presentarse la situación antes mencionada, la responsabilidad por los daños corresponderá a cada uno de los conductores respecto al vehículo que chocó. En consecuencia, deberá indemnizarlo por los daños materiales y físicos que haya sufrido la respectiva víctima del siniestro.

Ahora bien, en lo que refiere a las lesiones provocadas en el accidente múltiple, suele existir ciertas confusiones al momento de determinar cuando se produjeron las mismas. Por lo que la mejor solución es reconocer la existencia de una concurrencia de culpas. Lo cual le garantizará a la víctima, el cobro de una indemnización reducida, atendiendo al grado de culpabilidad que tuvo en el siniestro vehicular.

Así mismo, dependiendo de los daños sufridos por el vehículo, podría determinarse hasta que punto una víctima lesionada es responsable del accidente de tráfico. Teniendo la información correcta, es plausible demandar que a la concurrencia de culpas corresponde un porcentaje más bajo respecto a uno de los conductores lesionados.

Seguro para vehículos a motor y su obligatoriedad

Cualquier ciudadano español que sea propietario de un vehículo, está en la obligación de contratar un seguro que cubra la responsabilidad civil. Pues el manejo del mismo crea un riesgo para las personas. Por lo que, al producirse un accidente de tráfico múltiple, en el que es culpable, debe indemnizar a las víctimas. Tal tarea le corresponderá a la aseguradora con la que celebró el precitado contrato.

La obligatoriedad en la contratación de un seguro de responsabilidad civil vehicular, y su excepción, está contemplada en el artículo 1 de La LRCSCVM. El cual estable lo siguiente:

Artículo 2. De la obligación de asegurarse.

“1. Todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo de que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1. No obstante, el propietario quedará relevado de tal obligación cuando el seguro sea concertado por cualquier persona que tenga interés en el aseguramiento, quien deberá expresar el concepto en que contrata”.

En este orden de ideas, es importante que el propietario de un vehículo cuente con dicho seguro. De otro modo, se arriesga a que le apliquen sanciones administrativas contempladas en la mencionada ley. Sin contar que deberá responder por los daños ocasionados en el accidente, con su patrimonio.

Las pólizas del seguro del vehículo

En cuanto a las pólizas del contrato de seguro del vehículo, las mismas pueden cubrir lo siguiente:

  • Los daños sufridos en el vehículo del responsable del accidente.
  • Vehículo de sustitución.
  • Asistencia en carreteras y viajes.
  • Responsabilidad civil obligatoria y voluntaria.

A los fines de un abordamiento más profundizado de tales pólizas, se desarrollarán cada una por separado.

Los daños sufridos en el vehículo del responsable del accidente

La importancia de tener contratada esta póliza, es que la Compañía de Seguros cubrirá los daños materiales sufridos por el vehículo, si es el responsable del accidente de tráfico. También contará con otros servicios como la búsqueda y entrega de su coche en el lugar que prefiera.

En cambio, si prescinde de la misma, tendrá que costear los arreglos del vehículo dañado, con su propio dinero, lo que podría resultar en un gasto enorme.

Vehículo de sustitución

La póliza de vehículo de sustitución resulta un atractivo increíble para aquellos que trabajan por cuenta propia. Pues, solicitar un vehículo en calidad de préstamo, mientras le realizan mantenimiento al de su propiedad, evita que tenga que paralizar sus actividades laborales.

En este sentido, para poder tener acceso a dicha cobertura, el vehículo al cual sustituirá, tendrá que estar cierta cantidad de horas en el taller mecánico. Igualmente, el coche no podrá tenerlo por el tiempo que desee, pues en las condiciones suelen estipular un límite de días para usarlo.

Asistencia en carreteras y viajes

Esta póliza es esencial para aquellas personas que se encuentran constantemente viajando en un vehículo, ya que le brinda ayuda en caso de tener problemas en la carretera. Por lo que, si el vehículo se queda accidentado, por desperfectos en el motor u otra razón, la aseguradora le enviará una grúa para que lo remolque.

Si en cambio, el mismo se volcó o cayó a un costado tras un accidente de tráfico, será rescatado y llevado a la vía o a un taller mecánico. Siendo esta asistencia y la mencionada en el párrafo anterior, la más básica ofrecida por la Compañía de Seguros.

En su versión completa, la asistencia no solo será para el vehículo, si no, además, para las personas que se encuentren dentro de este. De modo que la aseguradora se encargará de que los pasajeros y el conductor reciban asistencia sanitaria, si sufriesen heridas en un accidente de tráfico múltiple.

Adicionalmente, si el vehículo recibe graves daños que requieran de un largo tiempo para ser reparados, los pasajeros del mismo pueden optar por regresar o continuar su viaje. En ambos casos, la aseguradora les proporcionará los medios para que todos se trasladen. Si en cambio optan por esperar la reparación, la misma cubrirá el alojamiento y la manutención.

Responsabilidad civil obligatoria y voluntaria

La póliza del seguro obligatorio por responsabilidad civil, cubrirá todos los daños ocasionados por el responsable del siniestro vehicular, sean físicos o materiales. Como ya se ha mencionado, la misma es de total obligatoriedad para poder circular en territorio español, y no contar con esta traerá consecuencias graves, como enormes multas.

Así mismo, la LRCSCVM, en su artículo 4, establece los límites de los montos por cobertura del seguro obligatorio, a saber:

Artículo 4. Ámbito territorial y límites cuantitativos:

“…2. Los importes de la cobertura del seguro obligatorio serán:

a) En los daños a las personas, 70 millones de euros por siniestro, cualquiera que sea el número de víctimas.

b) En los daños en los bienes, 15 millones de euros por siniestro…”

En lo que respecta a la póliza de responsabilidad voluntaria, esta no es más que una ampliación de la antes mencionada. Que nace debido a la necesidad de cubrir aquellos daños, producidos en un accidente de tráfico, cuyas indemnizaciones superen los importes de la cobertura del seguro obligatorio.

Dudas frecuentes

Si tiene alguna duda referente al tema desarrollado, puede revisar las siguiente preguntas frecuentes y respuestas, pues le serán de mucha utilidad. Si en cambio, desea plantear otra interrogante, puede hacerlo en la caja de comentarios y recibirá una contestación.

Si sufro lesiones en un accidente de tráfico múltiple ¿Quién deberá indemnizarme por estos daños?

Dependerá de quien haya sido el responsable del accidente de tráfico múltiple. Si el mismo fue producto de un choque que le hicieren en la parte trasera del vehículo, responderá por la indemnización el primero que impactó y causó el siniestro.

En un accidente múltiple por doble alcance trasero. Si el vehículo quedó en el medio de los otros dos, no se puede determinar cuál de los impactos, trasero o delantero, provocó las lesiones. Por lo que habría culpa concurrente, y recibiría una indemnización reducida, cuyo monto se basará en el grado de culpabilidad que tenga en el siniestro.

En el caso anterior, cada conductor responderá por las indemnizaciones correspondientes a aquel al que haya chocado en la parte trasera.

¿Qué ocurre si no respeto las normas referentes al distanciamiento vehicular en la vía?

Podría ser considerado el responsable del accidente de tráfico múltiple, si lo hubiera, teniendo que responsabilizarse por los daños físicos y materiales ocasionados. Además, la contravención de la regla del distanciamiento vehicular contemplado en el artículo 54 de la Ley General de Circulación es considerada una infracción grave. La misma es sancionada con una multa de hasta 200 euros.

¿Estoy obligado por ley a contratar un seguro de responsabilidad civil si tengo un coche?

Sí, debe poseer un seguro de responsabilidad civil por cada vehículo que tenga, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 2 de la LRCSCVM. El mismo cubrirá todos los daños físicos y materiales que ocasione a terceros, si es el responsable del accidente de tráfico. No poseerlo traerá consecuencias legales que deberá soportar con todo su patrimonio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *